Saltar al contenido

Hueso tibia

tibia

La tibia (hueso de la pantorrilla) es un hueso largo de la pierna, que se encuentra en el centro del peroné. También es el hueso que soporta el peso de la pierna, por lo que es el segundo hueso más grande del cuerpo después del fémur. Lo curioso es que’tibia’ es la palabra latina para instrumentos musicales tubulares como la flauta. A veces se hacían con huesos tibiales de animales, por lo que la longitud de la tibia era útil de muchas otras maneras además de para soportar el peso del cuerpo mientras se caminaba.

Al igual que otros huesos largos, hay tres partes de la tibia: epífisis proximal, diáfisis o eje y epífisis distal. La parte proximal participa en la articulación de la rodilla, mientras que la parte distal contribuye a la articulación del tobillo. El eje tibial, por otro lado, ofrece muchos sitios para la fijación del músculo de la pierna.

Resumen
Epífisis proximalCóndilos laterales y mediales (articulación con articulación fémur-rodilla)
Meseta tibial
Áreas intercondilares anteriores y posteriores
Tubérculo del tracto iliotibial
Tuberosidad tibial
DiáfisisSuperficies posteriores, medias y laterales
Línea de la base (superficie posterior)
Bordes anteriores, interóseos y mediales
Epífisis distalMaléolo medial (articulación con la articulación astrágalo-tobillo)
Muesca fibular (articulación con el extremo distal del peroné)
ArticulacionesArticulación de la rodilla
Articulación del tobillo
Articulación tibiofibular superior/proximal
Articulación tibiofibular media
Articulación tibiofibular inferior/distal
Inserciones muscularesMúsculos que se insertan en la tibia: sartorio, grácil, cuádriceps femoral, semimembranoso, semitendinoso, poplíteo
Músculos que se originan en la tibia: tibial anterior, extensor largo de los dedos, sóleo, tibial posterior, flexor largo de los dedos.
Aspecto clínicoFracturas

Anatomía de la tibia

Epífisis proximal

El extremo proximal de la tibia presenta varios puntos de referencia importantes que funcionan como sitios de unión muscular y superficies articulares: dos cóndilos tibiales (medial y lateral) separados por áreas intercondilares (anterior y posterior).

La superficie superior del cóndilo medial es redonda y algo cóncava, por lo que encaja perfectamente en una articulación con el cóndilo medial del fémur. El menisco medial está insertado entre la tibia y el fémur en esta articulación con aditamentos en todos los márgenes excepto en el margen lateral. En cambio, el margen lateral se extiende hasta el tubérculo intercondilar medial.

tibia
La meseta tibial. Los cóndilos tibiales se articulan con los cóndilos femorales para formar la articulación de la rodilla.

Por otro lado, la superficie superior del cóndilo lateral es más o menos una imagen especular del cóndilo medial. Es de forma redonda, algo convexa, y se articula con el cóndilo lateral del fémur. El menisco lateral se adhiere a todos sus márgenes excepto al margen medio.

Este contenido te puede interesar: Anatomía topográfica, Modelos anatómicos, Oximetro.

El margen medial se extiende hasta el tubérculo intercondilar lateral. Nótese que los meniscos laterales y mediales son las almohadillas de fibrocartílago insertadas para aliviar la presión que se transmite del fémur a los cóndilos.

Las superficies superiores de los cóndilos son aplanadas y juntas forman la superficie articular superior llamada meseta tibial. Aquí, los cóndilos tibiales se articulan con los cóndilos femorales dentro de la articulación de la rodilla. Las superficies articulares están separadas por dos pequeñas prominencias, los tubérculos intercondilares medial y lateral. Estos tubérculos forman la eminencia intercondilar, que está bordeada por las áreas intercondilares anterior y posterior.

El área intercondílea anterior presenta sitios de unión para muchas estructuras. De anterior a posterior son: el asta anterior del menisco medial, el ligamento cruzado anterior y el asta anterior del menisco lateral.

El área intercondílea posterior también tiene caras para fijar las estructuras. De anteriores a posteriores son: el asta posterior del menisco lateral, el asta posterior del menisco medial y el ligamento cruzado posterior.

En la superficie lateral del extremo proximal de la tibia, justo por debajo del cóndilo lateral, se encuentra la prominencia ósea llamada tubérculo del tracto iliotibial o tubérculo de Gerdy. Inferior y lateral es la cara articular de la cabeza del peroné donde la tibia y el peroné se articulan a través de la articulación tibiofibular superior/proximal.

En la superficie anterior del extremo proximal se encuentra la tuberosidad tibial. Es un lugar de fijación para el ligamento rotuliano y usted puede fácilmente detectar y palpar esta prominencia justo debajo de su rodilla. Inferiormente, la tuberosidad tibial es continua con el borde anterior de la tibia.

Diáfisis

El eje tibial es triangular en su sección transversal y por lo tanto tiene tres superficies (posterior, medial y lateral) y tres bordes (anterior, interóseo y medial).

La superficie medial, comúnmente llamada pierna, está unida por los bordes anterior y medial. Es subcutáneo, lo que significa que sólo hay un poco de grasa entre el hueso y la piel y que no tiene adherencias musculares a lo largo de la mayor parte de ella.

Debido a esto, la superficie medial es palpable a lo largo de toda la longitud del aspecto anteromedial de la pierna. La superficie lateral está limitada por los márgenes anterior y medio y está cubierta por los músculos del compartimento anterior de la pierna. La superficie posterior está delimitada por los márgenes interóseo y medial y presenta la línea de la suela que cruza esta superficie en diagonal.

tibia
Hitos óseos de la tibia

De los tres bordes, el anterior es el más prominente. Puede verse como un margen distinto que comienza en la tuberosidad tibial y desciende hasta la parte distal del hueso. El borde interóseo comienza en la parte inferior del tubérculo del tracto iliotibial y desciende por la superficie lateral de la tibia.

Este borde se conecta al borde interóseo del peroné mediante la membrana interósea. En el extremo inferior de la tibia, el borde interóseo es reemplazado por la muesca fibular en la que encaja el extremo distal del peroné. El borde medial es más prominente en el aspecto medial del tercio medio de la tibia.

Epífisis distal

En el extremo distal de la tibia, el hueso ha cambiado de forma de triangular en sección transversal a rectangular en sección transversal.

La superficie medial del extremo distal presenta una extensión ósea llamada maléolo medial. Se articula con el astrágalo dentro de la articulación del tobillo.

La superficie posterior muestra un surco vertical que es un pasaje para el tendón del músculo tibial posterior.
La superficie lateral y el borde interóseo del extremo distal proporcionan una faceta para el extremo distal del peroné, llamada muesca fibular. La tibia y el peroné están unidos en este punto por un engrosamiento de la membrana interósea en la articulación tibiofibular inferior/distal.

La superficie anterior es lisa y está cubierta por los tendones de los músculos extensores de la pierna. Su margen inferior presenta una depresión áspera para la fijación de la cápsula articular de la articulación del tobillo.

Articulaciones de la tibia

Dos de las principales articulaciones en las que participa la tibia son la articulación de la rodilla y la del tobillo. La tibia también tiene articulaciones adicionales con el peroné donde está anclada al peroné por las articulaciones tibiofibulares superior, media e inferior.

La articulación de la rodilla es, sin duda, algo que merece una atención especial. Sus superficies articulares son las superficies superiores de los cóndilos laterales y mediales de la tibia, y las superficies inferiores de los cóndilos laterales y mediales del fémur.

En el extremo distal de la tibia hay otra articulación importante: la articulación del tobillo. Aquí, el astrágalo del pie se articula con los extremos distales de la tibia y el peroné.

La tibia también tiene tres articulaciones con el peroné. La articulación tibiofibular superior/proximal es donde el extremo proximal de la tibia se articula con la cabeza del peroné. El sitio de articulación de la tibia se encuentra en el lado lateral de su parte proximal, mientras que el peroné participa con la superficie media de su cabeza. Esta articulación está reforzada por los ligamentos anteriores y posteriores de la cabeza fibular.

La articulación tibiofibular media es la membrana interósea que se extiende entre los ejes de la tibia y el peroné, uniéndose a los márgenes interóseos de cada hueso. Es una lámina de tejido fibroso que une la tibia y el peroné en la sindesmosis tibiofibular.

La articulación tibiofibular inferior/distal está formada por la muesca fibular del extremo distal de la tibia y el área triangular del extremo distal del peroné.

Estas superficies de articulación están ancladas por extensiones de la membrana interósea superior, mientras que toda la articulación está soportada por los ligamentos tibiofibulares anteriores y posteriores. Las tres articulaciones tibiofibulares unen los dos huesos de la pierna.

Inserciones musculares

La tibia es el lugar de fijación de muchos músculos de las piernas. En términos generales, la superficie lateral de la tibia proporciona sitios de unión para los músculos del compartimiento anterior de la pierna, mientras que la superficie posterior proporciona sitios de unión para los músculos del compartimiento posterior de la pierna. Los músculos del compartimiento lateral de las piernas se unen al peroné.

Los músculos que se insertan en la tibia son los siguientes: sartorio, grácil, cuadriceps femoral, semimembranoso, semitendinoso y músculos poplíteos.

Músculos que se insertan en la tibia
Sartorio y grácilsuperficie medial de la tibia proximal (a través de la pata de ganso)
Cuádriceps femoralTuberosidad tibial (a través del ligamento rotuliano)
Semimembranosocóndilo medial de la tibia
SemitendinosoEl extremo proximal de la tibia por debajo de cóndilo medial de la tibia (a través de la pata de ganso)
PoplíteoSuperficie posterior de la tibia proximal

Los músculos que se originan en la tibia son los músculos tibial anterior, extensor largo de los dedos, sóleo, tibial posterior y flexor largo de los dedos.

Músculo que se origina en la tibia
Tibial anteriorSuperficie lateral de la tibia, Membrana interósea
Extensor largo de los dedosMitad proximal de la superficie media del peroné, cóndilo tibial lateral
SoleoLínea solea, cabeza del peroné, borde posterior del peroné
Tibial posteriorSuperficie posterior de la tibia, superficie posterior del peroné, membrana interósea
Flexor largo de los dedosSuperficie posterior de la tibia

Relevancia clínica

Fracturas de la tibia

La tibia es el hueso largo más fracturado en humanos. Su parte más vulnerable es el tallo tibial y generalmente se necesita una fuerte fuerza para romper este hueso. Esto suele ocurrir en los accidentes automovilísticos y cuando se cae de alturas, ya que estas son las lesiones traumáticas más comunes, la tibia es el hueso largo más fracturado.

Varios factores determinan qué tipo de fractura ocurrirá, pero los tipos más comunes son:

  • Fractura transversal: la línea de fractura es horizontal a través del eje
  • Fractura oblicua: la línea de fractura está angulada a través del eje
  • Fractura en espiral: la línea de fractura es en espiral como resultado de la torsión del hueso.
  • Fractura conminuta: el hueso se rompe en tres o más pedazos.
  • Fractura abierta: las partes rotas del hueso penetran en la piel circundante y se comunican con el medio ambiente (alto riesgo de infecciones).

tibia

Los síntomas que siguen a una fractura tibial incluyen dolor agudo e ineficaz cuando el hueso se fractura, seguido de una incapacidad para caminar o mover la extremidad debido a que la tibia ya no puede llevar a cabo su función de soportar el peso corporal. Dependiendo del tipo de fractura, el miembro inferior puede parecer deformado o fragmentos de hueso pueden penetrar la piel.

Las fracturas se ven fácilmente en una radiografía de la pierna afectada. Los procedimientos habituales de recuperación incluyen la inmovilización de la extremidad mediante un ataúd o un aparato ortopédico.

Los casos graves pueden someterse a un tratamiento quirúrgico en el que se utilizan clavos intramedulares de titanio (un clavo metálico que se coloca en la cavidad medular del hueso) para volver a colocar las partes del hueso fracturado en su lugar.

Las fracturas de la tibia suelen curarse entre cuatro y seis meses después del tratamiento, ya sea por inmovilización de la extremidad afectada o por cirugía.

Mostrar referencias

Anatomía de Gray para estudiantes (3ª ed.).
Moore. Anatomía orientada clínicamente (7ª ed.)

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!