Saltar al contenido

Nervio auditivo

nervio auditivo

El nervio auditivo también llamado nervio vestibulococlear es el octavo nervio craneal apareado. Consta de dos partes: fibras vestibulares y fibras cocleares. Ambos tienen una función puramente sensorial.

En este artículo, le estaremos hablando curso anatómico, origen real y origen aparente, las funciones sensoriales especiales y la relevancia clínica del nervio vestibulococlear..

Resumen del nervio auditivo
Origen realGanglios periféricos, análogos a los nodos espinales
Origen aparentePuente encefálico por el extremo lateral del surco bulbopontino
TipoAferente somático especial
ComponentesComponente vestibular
Componente coclear
FunciónVestibular para el equilibrio
Coclear para la audición

Anatomía del nervio auditivo

El nervio vestibulococlear, o el octavo nervio craneal (CN VIII), es el nervio sensorial que consiste en dos divisiones. Cada una emerge de sus respectivas raíces:

  • La raíz vestibular (da origen al nervio vestibular)
  • La raíz coclear (da origen al nervio coclear)

Las raíces surgen de los núcleos vestibulares y cocleares ubicados en el tronco cerebral. Las fibras de ambas raíces se fusionan para formar el tronco vestibulococlear del nervio que se encuentra en la fosa craneal posterior en la parte petrosa del hueso temporal.

Cuando el nervio vestibulococlear llega al oído interno, se divide de nuevo en la parte vestibular y coclear que suministra los tejidos objetivo del oído interno. Dado que proporcionan funciones sensoriales especiales (equilibrio y audición) este nervio se clasificaría funcionalmente como aferente somático especial en lugar de aferente somático general.

Nervio auditivo

Como hay dos componentes funcionales del nervio vestibulococlear, tiene dos grupos de núcleos: el vestibular y el coclear. Se encuentran dentro del área vestibular, un espacio en la esquina lateral de la fosa romboidal del tronco cerebral. Contienen los cuerpos de las neuronas aferente somático especial.

Núcleos vestibulares

El nervio vestibular tiene cuatro núcleos situados en la esquina lateral de la fosa romboidal y todos ellos son aferentes somáticos especiales:

  • El núcleo vestibular superior: Bechterew
  • El núcleo vestibular lateral: Deiteros
  • El núcleo vestibular inferior: Roller
  • El núcleo vestibular medial: Schwalbe

Estos núcleos pertenecen al componente vestibular del nervio vestibulococlear y juegan un papel en la función de equilibrio, orientación espacial y modificación del tono muscular.

Los núcleos vestibulares están alineados dentro de la fosa romboidal de tal manera que forman dos columnas verticales, una medial y otra lateral. En la columna medial se encuentra el núcleo medial, mientras que los núcleos inferior, lateral y superior forman la columna lateral.

Estos núcleos contienen los cuerpos de las neuronas de segundo orden de la vía vestibular. Las neuronas de primer orden están localizadas dentro del ganglio vestibular en el fondo del meato acústico interno.

Las fibras periféricas de estas neuronas conducen las señales de los receptores del utrículo, el sáculo y los conductos semicirculares, mientras que las fibras centrales forman el componente vestibular del nervio auditivo, que se extiende entre el pedúnculo inferior del cerebelo y el tracto espinal del nervio trigémino.

Cada fibra se divide en rama superior e inferior justo antes de su terminación. Las ramas superiores terminan en los núcleos vestibulares superiores y laterales, mientras que las inferiores terminan en los núcleos vestibulares medial e inferior.

Los núcleos medial e inferior envían fibras aferentes al cerebelo que viajan a través del pedúnculo cerebeloso inferior. Invierten el flóculo y el nódulo y suministran al cerebelo las informaciones necesarias para coordinar los ajustes posturales.

Los núcleos vestibulares comparten múltiples conexiones con la materia gris de la médula espinal, los núcleos oculogíras (los núcleos del III par craneal, IV y VI par craneal), la formación reticular y el cerebelo. Las señales del ganglio vestibular y del cerebelo viajan a los núcleos vestibulares, y desde allí van a los núcleos motores de la médula espinal.

El núcleo vestibular lateral da lugar al tracto vestibulospinal lateral que va a los segmentos lumbosacros ipsilaterales de la médula espinal y es importante para el mantenimiento de la postura y la marcha.

Desde el núcleo vestibular medial, emerge el tracto vestibulospinal medial. Este tracto hace sinapsis con las neuronas de las láminas VII y VIII de los segmentos cervical y torácico de la médula espinal.

Esta vía se descompone parcialmente y se une a la principal vía asociativa del tronco encefálico, el fascículo longitudinal medio, a través de la cual influye en los movimientos del cuello y las extremidades superiores como respuesta a los estímulos que llegan a los núcleos vestibulares.

Nervio auditivo
El origen del nervio vestibulococlear desde el ángulo pontinocerebeloso

Núcleos cocleares

El nervio coclear tiene dos núcleos, y ambos son somáticos aferentes especiales:

  • El núcleo coclear posterior (dorsal)
  • El núcleo coclear anterior (ventral)

Estos núcleos son los más laterales de todos los núcleos craneales. Están situados en el centro del pedúnculo inferior del cerebelo en el ángulo lateral de la fosa romboidal.

En estos núcleos se encuentran los cuerpos de las neuronas de segundo orden de la vía acústica. Las neuronas de primer orden de la vía acústica se encuentran dentro del ganglio espiral coclear del oído interno.

Las dendritas (extensiones periféricas) de estas neuronas reciben los estímulos de los receptores del órgano espiral, mientras que sus axones (extensiones centrales) juntos forman la parte coclear del nervio auditivo.

El nervio coclear entra en el tronco cerebral y termina dentro de sus núcleos cocleares. Cada fibra coclear tiene dos ramas:

  • La rama anterior (ventral) que conduce los impulsos causados por los tonos de la baja frecuencia y termina en el núcleo coclear anterior
  • La rama posterior (dorsal) que lleva la información sobre los tonos de alta frecuencia, y termina dentro del núcleo coclear posterior

Las neuronas de los núcleos cocleares dan lugar a fibras estriadas que crean franjas de materia blanca. Estas franjas se comunican con los centros terciarios del sistema nervioso en los que la información recogida se integra, interpreta y percibe conscientemente.

El núcleo posterior envía dos franjas: la posterior y la intermedia, mientras que el núcleo anterior envía la tercera, la franja coclear anterior. Las tres franjas pasan a través de la formación reticular de la protuberancia, cruzan al lado contralateral del encéfalo al nivel de la parte inferior del tegmento pontino, y finalmente, a nivel del núcleo olivar superior, las tres franjas se fusionan. para formar el lemnisco lateral.

Casi la mitad de las fibras estriadas de las franjas cocleares posterior e intermedia no participan en la formación del lemnisco lateral, ni cruzan al lado contralateral. En cambio, se sinapsulan con el núcleo olivar superior ipsilateral y se unen al lemnisco lateral ipsilateral.

Curso y relaciones del nervio auditivo

Después de la fusión de la raíz vestibular y coclear, el tronco del nervio auditivo sale del cerebro a través de la fosa craneal posterior, viajando lateralmente al nervio abducens y al nervio facial. El nervio vestibulococlear se extiende entonces anterior y lateralmente.

Junto con el nervio facial y el intermedio, entra en el meato acústico interno. En el fondo del meato acústico interno, el nervio se divide en sus dos raíces, la vestibular y la coclear. Cada raíz toma un camino diferente y tiene diferentes conexiones dentro del oído interno.

La raíz coclear penetra en el cuadrante anteroinferior del fondo del meato acústico interno y a través de los canales longitudinales del modiolo llega al canal espiral del modiolo en el que se encuentra el ganglio espiral. La raíz vestibular se conecta con el ganglio vestibular, y se encuentra en el fondo del meato interno.

La raíz vestibular pasa a través del ganglio vestibular, y después se divide en el fondo del meato acústico interno a las siguientes ramas:

  • El nervio utriculoampular
  • El nervio sacular
  • El nervio ampular posterior

El nervio utriculoampular pasa por las aberturas del cuadrante superior posterior del fondo del meato acústico interno y, después de entrar en el vestíbulo, se divide en sus tres ramas:

  • El nervio utricular que inerva la mácula del utrículo
  • El nervio ampular anterior que inerva la crista ampullaris de la ampolla membranosa anterior
  • El nervio ampular lateral que inerva la crista ampullaris de la ampolla membranosa lateral

El nervio sacular penetra a través de las aberturas del cuadrante inferoposterior del fondo del meato acústico interno y entra en el vestíbulo, donde inerva la mácula del sáculo que detecta los estímulos somatosensoriales.

El nervio ampular posterior pasa por su propia apertura en el fondo del meato acústico interno y luego inerva la crista ampullaris de la ampolla membranosa posterior.

Funciones del nervio auditivo

Funciones sensoriales especiales

El nervio vestibulococlear es inusual en que consiste principalmente en neuronas bipolares. Es responsable de los sentidos especiales de la audición (a través del nervio coclear) y del equilibrio (a través del nervio vestibular).

Oído

La cóclea detecta la magnitud y la frecuencia de las ondas sonoras. Las células ciliadas internas del órgano de Corti activan los canales iónicos en respuesta a las vibraciones de la membrana basilar. Los potenciales de acción viajan desde los ganglios espirales, que albergan los cuerpos celulares de las neuronas del nervio coclear.

La magnitud del sonido determina cuánto vibra la membrana y por lo tanto con qué frecuencia se desencadenan los potenciales de acción. Los sonidos más ruidosos causan que la membrana basilar vibre más, dando por resultado potenciales de acción que son transmitidos de los ganglios espirales más a menudo, y viceversa.

La frecuencia del sonido es codificada por la posición de las células de pelo internas activadas a lo largo de la membrana basilar.

Equilibrio

El aparato vestibular detecta cambios en la posición de la cabeza en relación con la gravedad. Las células ciliadas vestibulares están ubicadas en los órganos otolíticos (el útero y el sáculo), donde detectan movimientos lineales de la cabeza, así como en los tres canales semicirculares, donde detectan movimientos rotacionales de la cabeza.

Los cuerpos celulares del nervio vestibular están ubicados en el ganglio vestibular que se aloja en la parte exterior del conducto auditivo interno.

La información sobre la posición de la cabeza se utiliza para coordinar el equilibrio y el reflejo vestíbulo-ocular. El reflejo vestíbulo-ocular (también llamado reflejo oculocefalico) permite que las imágenes de la retina se estabilicen cuando la cabeza está girando moviendo los ojos en la dirección opuesta.

Puede ser demostrado sosteniendo un dedo todavía en una distancia cómoda delante de usted y torciendo su cabeza de lado a lado mientras que permanece enfocada en el dedo.

Importancia clínica del nervio vestibulococlear

Fractura basilar del cráneo

Una fractura basilar del cráneo es una fractura de la base del cráneo, generalmente resultando de trauma importante. El nervio auditivo se puede dañar dentro del conducto auditivo interno, produciendo síntomas del daño vestibular y del nervio coclear.

Los pacientes pueden también exhibir las muestras relacionadas con los otros nervios craneales, sangrando de los oídos y de la nariz, y del líquido cerebroespinal que se escapa de los oídos (otorrea) y de la nariz (coriza).

Lesiones del nervio auditivo

Neuritis vestibular

La neuritis vestibular refiere a la inflamación de la rama vestibular del nervio vestibulococlear. La etiología de esta condición no se entiende completamente, pero algunos casos se piensan que puede ser debido a la reactivación del virus de herpes simple.

Presenta con síntomas de daño del nervio vestibular:

  • Vértigo: una falsa sensación de que uno mismo o el entorno están girando o moviéndose.
  • Nistagmo: una oscilación repetitiva e involuntaria de los ojos hacia adelante y hacia atrás.
  • Pérdida de equilibrio (especialmente en la luz baja).
  • Náuseas y vómitos.

La afección generalmente se resuelve por sí misma. El tratamiento es sintomático, generalmente en forma de antieméticos o Supresores vestibulares.

Laberintitis

Laberintitis refiere a la inflamación del laberinto membranoso, dando por los daño a las ramas vestibulares y cocleares del nervio auditivo.

Los síntomas son similares a la neuritis vestibular, pero también incluyen los indicadores del daño del nervio coclear:

  • Hipoacusia sensorineural.
  • Tinnitus – un sonido de timbre o zumbido falso.
Referencias
R. L. Drake, A. W. Vogl, A. W. M. Mitchell: Anatomía de Gray para estudiantes, tercera edición, Churchill Livingstone (2015), p. 899
1. K. L. Moore, A. F. Dalley II, A. M. R. Agur: Anatomía orientada clínicamente, séptima edición.
2. S. Jacobson, E. M. Marcus: Neuroanatomía para el neurocientífico, Springer.
3. S. Monkhouse: Anatomía funcional de los nervios craneales, Cambridge University Press.