Saltar al contenido

Articulación radiocarpiana

Articulación radiocarpiana

La articulación radiocarpiana o articulación de la muñeca es una articulación sinovial formada entre el radio, su disco articular y tres huesos carpianos proximales; el escafoides, el semilunar y el piramidal. Técnicamente, se considera que la articulación radiocarpiana es el único componente articular de la articulación de la muñeca; sin embargo, muchas referencias también pueden incluir en esta definición las articulaciones adyacentes, como las carpianas.

En la articulación radiocarpiana, la gran cara cóncava situada en el extremo distal del radio se articula directamente con los huesos escafoides y semilunares. La articulación entre el radio distal y el hueso piramidal es indirecta y se facilita mediante un disco articular bicóncavo.

Los movimientos primarios de la articulación de la muñeca son la flexión, la extensión, la abducción y la aducción.

En este artículo trataremos la anatomía y la función de la articulación de la muñeca.

Resumen
TipoArticulación elipsoide sinovial
Fases articularesComponente proximal: extremo distal del radio, disco articular
Componente distal: escafoides, semilunares y piramidales de la hilera proximal de huesos carpianos (también incluye el complejo de fibrocartílago triangular)
LigamentosArticulación radiocarpiana palmar, ligamento radiocarpiano dorsal, ligamento colateral cubital, ligamento colateral radial
InervaciónNervio interóseo anterior que surge del nervio mediano (C5-T1)
Nervio interóseo posterior que surge del nervio radial (C7-C8)
Las ramas dorsales y profundas del nervio cubital (C8-T1)
IrrigaciónRamas de los arcos carpiano dorsal y palmar
MovimientosFlexión, extensión, aducción y abducción

Anatomía de la articulación de la muñeca

Faces articulares

La articulación radiocarpiana es una articulación entre la porción distal del radio y tres de los cuatro huesos carpianos proximales: el escafoides, el semilunar y piramidal. La superficie articular del radio distal es aproximadamente triangular y cóncava en apariencia, presentando dos facetas articulares separadas por una ligera cresta anteroposterior.

Se trata de las fosas escafoides y semilunar, que están en articulación directa con los correspondientes huesos carpianos. La articulación entre el radio distal y el hueso piramidal es indirecta, mediada por una estructura bicóncava conocida como complejo de fibrocartílago triangular.

El componente distal de la articulación de la muñeca está formada por superficies articulares en los huesos escafoides, semilunar y piramidal, que se mantienen en su lugar por los ligamentos interóseos.

El escafoides y los huesos semilunares forman conjuntamente una superficie articular convexa que se articula con la concavidad formada por el radio y la porción radial del complejo de fibrocartílagos triangulares. El piramidal tiene una pequeña superficie articular en su superficie proximal, que puede o no articularse con el complejo de fibrocartílago triangular.

Ligamentos

La articulación radiocarpiana está encerrada por una cápsula articular de dos capas que cubre la articulación de los componentes óseos, además de algunas estructuras de tejidos blandos.

La parte externa de la cápsula está compuesta de tejido conectivo fibroso que proporciona soporte estructural a la articulación, mientras que la capa interna está compuesta de una membrana sinovial responsable de la secreción de fluido sinovial, manteniendo la articulación lubricada.

Próximamente, la cápsula suele ser independiente de la de la articulación de la muñeca distal, y se une a los aspectos distales del radio y el cúbito. Distintamente, la cápsula articular se une en los márgenes de las superficies articulares proximales de los huesos carpianos involucrados.

Los ligamentos de la articulación de la muñeca están descritos de forma bastante variable en la literatura, lo que puede llevar a un grado de confusión en cuanto a su anatomía.

Articulación de la muñeca
Vista palmar de los ligamentos de la articulación de la muñeca

Una característica notable de los ligamentos de la muñeca es que ninguno de ellos es realmente extracapsular; la mayoría de ellos se definen más bien como engrosamientos de la cápsula articular, que le proporcionan un apoyo adicional.

Los ligamentos palmares son notablemente más numerosos que los de la articulación dorsal de la muñeca, y casi toda la porción palmar de la cápsula articular está compuesta por ligamentos individuales. Los ligamentos palmares tienden a converger distalmente, presentándose como una “V” ápice-distal cuando se ven colectivamente.

Ligamentos radiocarpianos palmares

El ligamento radiocarpiano palmar surge del borde distal anterior/palmar del radio y se extiende distalmente hasta los huesos escafoides, semilunares y piramidales. Funciona para limitar la sobreextensión de la articulación de la muñeca y a menudo se describe como si tuviera cuatro partes distintas

Ligamento de radioscafocapitado

Forma la porción lateral de la cápsula articular y se extiende desde la apófisis estiloides del radio hasta el aspecto distal del hueso escafoides, con un pequeño número de fibras continuas y el aspecto proximal del hueso grande.

Los bordes más laterales de este ligamento también extienden las fibras al hueso trapezoide, formando el ligamento colateral radial (carpiano).

Ligamento radiolunar largo

Corre en paralelo a lo largo del borde cubital del ligamento radioscafocapitado, desde el radio distal hasta el hueso semilunar. Este ligamento se conocía antiguamente como ligamento radiolunar, pero la cantidad de fibras que continúan hasta el piramidal es insignificante.

Ligamento radio-escafo-semilunar (ligamento de Testut)

Surge del cúbito al ligamento radiolunar largo y se fusiona con el ligamento interóseo escafolunar. Está compuesto por las ramas de la arteria radial y el haz neurovascular interóseo anterior, con pequeñas cantidades de fibras de colágeno intercaladas. Por lo tanto, no siempre se considera como un “verdadero” ligamento.

Ligamento radiolunar corto

Surge como una banda plana de fibras del margen de la fosa semilunar del radio distal, que se extiende hasta el margen palmar del hueso semilunar.

Ligamento radiocarpiano dorsal

El ligamento radiocarpiano dorsal (también conocido como ligamento radiopiramidal o radio-semilunar-piramidal) es menos grueso y menos fuerte que su homólogo palmar.

Surge a ambos lados del tubérculo radial dorsal, formando dos partes. La parte superficial más ancha es lateral al tubérculo dorsal y se extiende de forma oblicua entre el radio distal con la superficie dorsal del hueso piramidal. La parte profunda estrecha surge medial a dorsal tubérculo agregados al ligamento interóseo semilunar-piramidal.

La función del ligamento radiocarpiano dorsal es limitar la flexión completa de la articulación de la muñeca.

Ligamento ulnocarpiano palmar

El ligamento palmar ulnocarpal surge del margen anterior del complejo triangular de fibrocartílagos, el ligamento radiocubital palmar y la apófisis estiloide ulnar. Se divide en tres partes y cursos distalmente oblicuos hacia los huesos grande, semilunar y piramidal, formando las divisiones ulno-grande, ulno-semilunar y ulnopiramidal, respectivamente.

La división ulno-piramidal también se conoce a veces como ligamento colateral cubital (carpiano). Trabajando juntos, estos ligamentos sirven para prevenir la translocación palmar de los huesos carpianos del cúbito y permiten a la mano seguir el radio en sus movimientos. También limita la aducción/desviación del cúbito de la articulación de la muñeca.

Complejo del fibrocartílago triangular

El complejo triangular de fibrocartílago (CFST) es una estructura de carga situada en la parte media de la región de la muñeca.

Como su nombre lo indica, consta de un disco articular fibrocartílago triangular, además del homólogo ulnomeniscal, ligamento colateral cubital, ligamentos radiocubital dorsal y palmar, la base de la vaina cubital extensora del carpo y las partes ulnosemilunar y ulnopiramidal del ligamento ulnocarpiano palmar.

Próximamente, el fibrocartílago triangular se adhiere al aspecto cubital de la fosa semilunar del radio, la cabeza del cúbito y la apófisis estiloides del cúbito. En su unión al cúbito, se une y se engrosa por el ligamento colateral del cúbito.

Distintamente, se une al ligamento interóseo semilunar, al piramidal, al ganchoso y a la base del quinto metacarpiano. Las partes dorsal y palmar del CFST están engrosadas y se conocen como los ligamentos radioulnar dorsal y palmar, respectivamente.

Cada uno de estos ligamentos consta de componentes superficiales y profundos que se diferencian por sus uniones cubitales. Los componentes superficiales se insertan en la apófisis estiloide del cúbito, mientras que los profundos se insertan ligeramente más lateralmente.

El CFST funciona como un estabilizador principal de las articulaciones radiocarpianas y ulnocarpianas. Previene el pilar ulnocarpiano al transmitir y distribuir la carga axial desde el carpo al cúbito. También facilita los movimientos complejos en la articulación de la muñeca.

Inervación de la articulación radiocarpiana

La articulación radiocarpiana recibe su inervación de las ramas articulares de los siguientes nervios;

  • Nervio interóseo anterior que surge del nervio mediano (C5-T1)
  • Nervio interóseo posterior que surge del nervio radial (C7-C8)
  • Las ramas dorsales y profundas del nervio cubital (C8-T1)

Suministro sanguíneo

La articulación de la muñeca recibe su suministro de sangre de las ramas de los arcos dorsal y palmar del carpo.

El arco carpiano palmar está generalmente formado por las ramas carpianas palmares de las arterias radiales y cubitales, la arteria interósea anterior y las ramas penetrantes del arco palmar profundo.

El arco carpiano dorsal surge de las ramas carpianas dorsales de las arterias radial cubital, interósea anterior y posterior.

Movimientos

Cuando todos los componentes están funcionando, esta articulación elipsoide permite movimientos a lo largo de dos ejes (transversal y sagital). Estos movimientos son: la flexión y la extensión, así como la abducción y la aducción (también denominada a veces desviación radial/cubital, respectivamente).

Se asocian con movimientos en la articulación del medio carpiano, ya que el mismo grupo de músculos actúa en ambas articulaciones.

La flexión en la articulación radiocubital se describe como el movimiento en el que el aspecto palmar de la mano se mueve hacia el antebrazo en el plano sagital.

Durante la flexión, los huesos escafoides y semilunares se deslizan sobre la superficie articular cóncava del radio distal en dirección posterosuperior. La extensión, por el contrario, permite que el aspecto palmar de la mano se aleje de la parte delantera del antebrazo.

La extensión se produce cuando los mismos huesos se mueven en dirección opuesta con la rotación adicional del escafoides sobre su eje largo. El rango de movimiento para la flexión en la articulación radiocarpiana es de unos 50°, mientras que para la extensión es de unos 35°.

La aducción (desviación del cúbito) y la abducción (desviación radial) también se producen en esta articulación con rangos de movimiento de 30° y 7° respectivamente.

En la aducción, la rotación del hueso escafoides permite que el semilunar se mueva lateralmente y se sitúe completamente distal a la superficie inferior del radio.

Después del semilunar, el piramidal también se mueve lateralmente posicionándose inmediatamente distal al complejo de fibrocartílago triangular. El movimiento está limitado por la apófisis estiloides del cúbito.

La abducción es un movimiento más limitado de esta articulación. En la abducción, el semilunar y el piramidal se mueven medialmente. El semilunar termina en el mismo plano con la articulación radiocubital inferior, mientras que el piramidal se aleja más del radio.

El movimiento está limitado por el contacto entre el tubérculo del hueso escafoides contra la apófisis estiloides radial.

En la posición de empaquetamiento cerrado, la articulación radiocarpiana se extiende con un ligero grado de abducción/desviación radial, mientras que la posición de empaquetamiento suelto (o de reposo) es neutra con un pequeño grado de aducción/desviación cubital.

El patrón capsular (o pérdida del rango de movimiento pasivo durante la inflamación) de estas articulaciones es la flexión y extensión igualmente limitadas.

Músculos que actúan sobre la articulación radiocarpiana

Todos los movimientos de la muñeca son realizados por los músculos del antebrazo.

Relevancia clínica

Lesiones en la articulación de la muñeca

Fractura de escafoides

El hueso escafoides de la mano es el hueso carpiano más comúnmente fracturado, típicamente al caer sobre una mano estirada.

En una fractura del escafoides, el rasgo clínico característico es el dolor y la sensibilidad en la caja de la tabaquera anatómica.

El escafoide corre un riesgo especial de necrosis avascular después de la fractura debido a su llamado “suministro de sangre retrógrado” que entra en su extremo distal. Esto significa que una fractura en la parte media (o “cintura”) del escafoide puede interrumpir el suministro de sangre a la parte proximal del hueso del escafoide haciéndolo avascular.

Los pacientes con una fractura de escafoides que no se ha detectado, es probable que desarrollen osteoartritis en la muñeca en la edad adulta.

Articulación radiocarpiana
Radiografía de una fractura de escafoides.

Dislocación anterior del semilunar

Esto puede ocurrir al caer sobre una muñeca dorsiflexionada. El hueso semilunar es forzado anteriormente, y comprime el túnel carpiano, causando los síntomas del síndrome del túnel carpiano.

Esto se manifiesta clínicamente como parestesia en la distribución sensorial del nervio mediano y debilidad de los músculos del carpo. El semilunar también puede sufrir una necrosis avascular, por lo que es necesario prestar atención clínica inmediata a la fractura.

Fractura de Colles

La fractura de Colles es la fractura más común que afecta a la muñeca, causada por la caída sobre una mano extendida.

El radio se fractura, con el fragmento distal desplazado hacia atrás. La apófisis estiloides del cúbito también puede estar dañada, y en la mayoría de los casos está avulsionada.

Esta condición clínica produce lo que se conoce como la deformidad en “dorso de tenedor”.


Referencias
1: Cael, C. (2010). Anatomía funcional: anatomía musculoesquelética, kinesiología y palpación para terapeutas manuales. Filadelfia, Pensilvania: Wolters Kluwer Health / Lippincott, Williams & Wilkins.
2:Magee, D. J. (2014). Evaluación física ortopédica (6ª ed.). San Luis: Elsevier Saunders.
3: Moore, K. L., Dalley, A. F. y Agur, A. M. R. (2014). Anatomía orientada clínicamente (7ª ed.).
4: Netter, F. (2019). Atlas de anatomía humana (7ª ed.).
5: Palastanga, N. y Soames, R. (2012). Anatomía y movimiento humano: estructura y función (6ª ed.). Edimburgo: Churchill Livingstone.
6: Standring, S. (2016). Gray’s Anatomy (41ª edición).

Este contenido te puede interesar: Anatomía humana, Modelos anatómicos.