Saltar al contenido

Lóbulo parietal

Lóbulo parietal

El lóbulo parietal ocupa alrededor de un cuarto de cada hemisferio y está involucrado en dos funciones primarias: 1) la sensación y la percepción y 2) la integración e interpretación de la información sensorial, principalmente con el campo visual.

Así, el lóbulo parietal es responsable de integrar la información sensorial para formar una única percepción (cognición) por un lado, mientras que por otro lado también forma un sistema de coordenadas espaciales para representar nuestro mundo. Existe una serie de manifestaciones clínicas tras la lesión del lóbulo parietal, como la incapacidad de comprender las relaciones espaciales.

A continuación vamos discutir la anatomía y la función de los lóbulos parietales, así como su relevancia clínica.

Anatomía del lóbulo parietal

Topografía

El lóbulo parietal se encuentra entre el lóbulo frontal y el occipital y por encima del lóbulo temporal en cada hemisferio cerebral. Sus límites son los siguientes:

  • Borde anterior: formado por el surco central (de Rolando)
  • Borde posterior: formado por la línea imaginaria que se extiende entre el surco parieto-occipital (superior) y la muesca preoccipital (inferior).
  • Borde inferior: formado por la fisura lateral (de Silvio)
  • Borde superior: formado por la fisura longitudinal medial que separa los dos hemisferios

Corriendo casi paralelamente al surco central está el surco poscentral. Ambos surcos demarcan el giro poscentral, situado unos 6,5 cm más atrás del bregma del cráneo.

Dado que el surco marginal (o banda ascendente del cíngulo) apunta directamente al giro poscentral en la superficie superior del hemisferio, sirve como un hito importante para identificar el giro (en particular en las resonancias magnéticas).

El giro poscentral suele estar conectado con el giro precentral del lóbulo frontal con un minúsculo giro horizontal en la base del surco central, llamado giro subcentral. Juntos, estos tres giros que rodean el surco central, se denominan lóbulo central.

Justo después del giro poscentral, el lóbulo parietal se divide en un lóbulo parietal superior e inferior con el surco intraparietal. Este surco se origina aproximadamente en el punto medio del surco poscentral y se extiende posteriormente, paralelo a la fisura longitudinal media.

El lóbulo parietal inferior continúa hasta la intersección parieto-temporal, y está formado por el giro supramarginal y el giro angular. El giro supramarginal en forma de “U” rodea el extremo posterior de la fisura lateral, mientras que el giro angular se encuentra en la punta posterior del surco temporal superior.

En la superficie media del hemisferio, el lóbulo parietal forma la parte posterior del lóbulo paracentral, que está demarcado por el surco precentral anteriormente y el surco marginal posteriormente. Justo después del lóbulo paracentral está el lóbulo precúneo o precuña, que se extiende desde el surco supramarginal hasta el surco parieto-occipital.

Citoarquitectura

Las zonas sensoriales primarias, como el giro poscentral, del lóbulo parietal muestran una histología de tipo granular. En esas zonas no se observan las seis capas normales de la corteza, ya que las capas II y IV que contienen células granulares predominantemente sensoriales (capa granular externa e interna) son mucho más pronunciadas, en comparación con las capas III y V que contienen células piramidales predominantemente motoras (capa piramidal externa e interna).

Sin embargo, la asociación de las zonas corticales del lóbulo parietal demuestra las 6 capas de células de la corteza.

Irrigación

La superficie lateral del lóbulo parietal es alimentada por la arteria cerebral media (una de las tres ramas de la arteria carótida interna).

Otra de las ramas de la arteria carótida interna es la arteria cerebral anterior, que abastece la superficie medial del lóbulo parietal. La arteria cerebral posterior suministra la superficie posterior del lóbulo parietal medio.

Cartografía cortical funcional

El lóbulo parietal está implicado en la percepción de la sensación, incluyendo el tacto, la temperatura, el dolor y la propiocepción, así como en la percepción avanzada de la información visual y auditiva.

En general, el lóbulo parietal participa en las siguientes funciones:

  • Sensación de tacto (dolor, temperatura, etc.)
  • Procesamiento de la información
  • Cognición
  • Orientación espacial
  • Coordinación del movimiento
  • Percepción visual
  • Discurso
  • Lectura
  • Escritura
  • Computación (matemáticas)

Área somatosensorial primaria

El giro poscentral forma la corteza somatosensorial primaria y se denomina área de Brodmann 3, 1, 2. Este giro recibe la información sensorial de todos los receptores sensoriales que proporcionan información relacionada con la temperatura, el dolor (vía espinotalámica), la vibración, la propiocepción y el tacto fino (vía de la columna dorsal).

Las partes del cuerpo están mapeadas neurológicamente en la corteza somatosensorial. Esta representación pictórica y somatotópica del cuerpo humano en el giro poscentral, se conoce como el homúnculo cortical sensorial ideado por Wilder Penfield.

El mapa sensorial consiste en una representación del cuerpo al revés, corriendo superior-inferior a lo largo del giro post-central. La correspondencia punto por punto del cuerpo en el giro, resulta en una grotesca figura desproporcionada, con grandes manos, labios y cara, comparada con el resto del cuerpo.

Esto se debe a que las zonas que están finamente controladas o tienen una sensación aguda, tienen porciones más grandes de la corteza somatosensorial.

Lóbulo parietal
Homúnculo cortical sensorial

Corteza de asociación parietal

El lóbulo parietal superior forma la corteza de asociación del lóbulo parietal y desempeña un papel importante en los movimientos planificados, el razonamiento espacial y la atención.

El surco intraparietal puede dividirse a su vez en una zona lateral, media, ventral y anterior. El área lateral es responsable de nuestros movimientos oculares en respuesta a un estímulo en el espacio. El área medial nos ayuda a determinar cuán lejos y adónde debemos llegar en relación con nuestra nariz.

El área ventral es un área que recibe un número de modalidades sensoriales; éstas incluyen información auditiva, visual, vestibular y somatosensorial.

Por último, la zona anterior nos permite interpretar el tamaño, la forma y la posición de los objetos que estamos a punto de agarrar. Las áreas anterior y ventral trabajan juntas para permitir la coordinación visual motora de los movimientos de la mano.

El área de habla sensorial de Wernicke

El área de Wernicke es importante para el desarrollo del lenguaje y la comprensión del habla. Funciona en la comprensión del lenguaje, el procesamiento semántico, el reconocimiento del lenguaje y la interpretación del mismo.

El área de Wernicke se encuentra clásicamente en la parte posterior del giro temporal superior, generalmente en el hemisferio cerebral izquierdo (área de Brodmann 22), un área que también rodea la corteza auditiva.

La mayoría de los neurocientíficos también incluyen regiones del lóbulo parietal inferior, en particular el giro supramarginal (área de Brodmann 40) y el giro angular (área de Brodmann 39) en el área de Wernicke. El giro supramarginal forma el área auditiva del habla, mientras que el giro angular, el área visual del habla.

Área de wernicke
Área de wernicke

El bucle de Baum

En las radiaciones ópticas del núcleo genético lateral del tálamo, dos bucles de fibras llevan la información al área visual: el bucle de Meyer y el bucle de Baum.

El bucle de Meyer lleva información para la parte superior del campo visual, mientras que el bucle de Baum lleva información de la parte inferior del campo visual.

El bucle de Meyer (campo visual superior, campo retiniano inferior) corre a través del lóbulo temporal. El bucle de Baum o radiación óptica parietal corre a través del lóbulo parietal para terminar en el banco superior del surco de calcarina en el cuneiforme del lóbulo occipital.

Hemisferios dominantes vs. no dominantes

Los lóbulos parietales controlan el cálculo y el lenguaje en el lado dominante, y el procesamiento visuoespacial sensorial en el lado del hemisferio no dominante.

Importancia clínica

Afasia receptiva

El área de Wernicke (área de Brodmann 22) se encuentra en el giro temporal superior y se superpone a la unión parieto-temporal. Esta región es la responsable de nuestra comprensión del habla. El daño a esta región resultará en una afasia receptiva, que es una forma fluida de afasia.

El paciente se presentará con una “ensalada de palabras”, es decir, será capaz de formar palabras, pero las palabras no estarán en ningún orden o sintaxis comprensible. El área homóloga de la corteza derecha, es responsable de nuestra interpretación del lenguaje corporal, y de dar sentido a las palabras ambiguas.

Los daños en el área de Wernicke pueden no siempre resultar en una afasia receptiva. Si la corteza circundante está intacta, y el área homóloga de la derecha está intacta, los síntomas pueden ser mínimos.

El síndrome de Bálint

Este síndrome suele estar asociado con grandes lesiones bilaterales, que provocan déficits en la atención visual, así como en la función motora. Los síntomas incluyen:

  • simultanagnosia (el paciente no es capaz de interpretar para ver todo el campo visual)
  • Ataxia óptica (el paciente no es capaz de mover sus manos en relación con su entrada visual)
  • Araxia óptica (una incapacidad para fijar los ojos).

Dado que el síndrome de Bálint suele atribuirse a los accidentes cerebrovasculares simultáneos en la misma región de ambos lóbulos parietales, se trata de una enfermedad poco frecuente.

La hipotensión grave repentina, que afecta a las zonas de la cuenca entre los lóbulos parietal y occipital, es la causa más común de la isquemia bilateral. Debido a la variedad de síntomas y manifestaciones, la condición se confunde a menudo con la ceguera relacionada con otros trastornos.

Accidente cerebrovascular del lóbulo parietal

Los accidentes cerebrovasculares isquémicos suelen ser el resultado de émbolos ateroscleróticos. La arteria cerebral media es la rama más grande de la arteria carótida interna, y una continuación directa de la arteria. Por lo tanto, es la ubicación más común de los accidentes cerebrovasculares isquémicos.

La arteria cerebral media abastece la superficie lateral del lóbulo parietal (así como el lóbulo temporal superior), que es la ubicación del miembro superior y la cara en la corteza somatosensorial primaria.

Por lo tanto, los accidentes cerebrovasculares que impactan en la arteria cerebral media provocan la pérdida sensorial de estas áreas, sin afectar a los miembros inferiores.

La función motora de las mismas áreas también puede resultar, ya que la corteza motora primaria es justo anterior a la corteza somatosensorial primaria, y también es alimentada en parte por la arteria cerebral media.

El derrame cerebral en el lóbulo parietal se asocia con varios síntomas:

  • El descuido espacial es un fenómeno que suele producirse después de un daño en los lóbulos parietales no dominantes (normalmente el derecho), normalmente después de un derrame cerebral. El paciente sigue siendo capaz de ver ambos lados de su campo visual en ambos ojos, pero no es capaz de interpretar la información sensorial enviada al cerebro desde la mitad del campo visual. Si se produce un derrame cerebral en el lóbulo parietal derecho, el paciente ignorará el campo visual izquierdo. Si se produce un derrame cerebral en el lóbulo parietal izquierdo, la capacidad del paciente para resolver problemas matemáticos, así como la lectura y la escritura se vería afectada.
  • El síntoma de la ataxia óptica da lugar a problemas con el paciente para alcanzar objetos en el campo visual contralateral al lóbulo parietal afectado. La amorfosíntesis es una condición en la que el paciente no es consciente de las sensaciones somáticas de un lado del cuerpo, y es un posible resultado de la apoplejía del lóbulo parietal.
  • Si el lóbulo izquierdo está afectado, se produce una agnosia (pérdida de la percepción general). Una lesión del lóbulo parietal derecho causa problemas en la interpretación de la persona del lado izquierdo de su campo visual, así como de su espacio personal.
  • La apraxia es un trastorno del control motor, que suele ser el resultado de una lesión en el lóbulo parietal izquierdo.
  • El daño al bucle de Baum resulta en un cuadrante inferior contralateral, o en un déficit visual de “pastel en el suelo”. Una lesión en el bucle de Meyer resulta en un cuadrante superior contralateral, o en un déficit visual.

El síndrome de Gerstmann

Este síndrome está relacionado con el daño al lóbulo parietal inferior en el hemisferio dominante del cerebro (generalmente el izquierdo), y se asocia con la confusión derecha-izquierda y presenta síntomas característicos, entre otros:

  • Agrafia (dificultad para escribir)
  • Acalculia (dificultad con las matemáticas)
  • Afasia (trastornos del lenguaje)
  • Agnosia (dificultad para percibir los objetos

La gravedad de estos síntomas varía entre los pacientes. Cuando el giro supramarginal y/o angular (partes del lóbulo parietal inferior) se ven afectados, la capacidad del paciente para interpretar el lenguaje escrito u oral puede verse afectada.

Referencias
1. Frank H. Netter: Atlas de Anatomía Humana, 5ª edición, Elsevier Saunders,
2. Chummy S. Sinnatamby: Última de anatomía regional y Aplicada, 12ª edición, Churchill Livingstone ElsevierRichard L. Drake, A. Wayne Vogl.
3. Anatomía de Gray para estudiantes, segunda edición, Churchill Livingstone Elsevier
4. Johnson EO, Mytilinaios D, Panagiotopoulos NA, Skandalakis GP, Spinos D, Varthaliti A: Disección supratentorial del cerebro humano para neurocientíficos. Academia Anatómica Internacional, 2:13-23, 2016
5. Seeger W: Atlas de Anatomía Topográfica del Cerebro y Estructuras Circundantes: para neurocirujanos, neurorradiólogos y neuropatólogos. Springer-Verlag, 1978

Este contenido te puede interesar: Anatomía humana.