Saltar al contenido

Articulación glenohumeral

Articulación del hombro

Articulación glenohumeral

La articulación glenohumeral o articulación del hombro como también se le conoce es una articulación esférica entre la escápula y el húmero. Es la mayor articulación que conecta el miembro superior con el tronco.

Es una de las articulaciones más móviles del cuerpo humano, a costa de la estabilidad de la articulación.

En este artículo, veremos la anatomía de la articulación del hombro y sus importantes correlaciones clínicas.

Resumen
TipoBolsa sinovial y articulación de la cavidad; multiaxial
Superficies articularesFosa glenoidea de la escápula, cabeza del húmero; labrum glenoidea
LigamentosGlenohumeral superior, glenohumeral medio, glenohumeral inferior, coracohumeral, humeral transversal
InervaciónNervio subescapular (articulación); nervio supraescapular, nervio axilar, nervio pectoral lateral (cápsula articular)
IrrigaciónLas arterias circunfleja anterior y posterior del húmero, la circunfleja del omóplato y la supraescapular
MovimientosFlexión, extensión, abducción, aducción, rotación externa/lateral, rotación interna/medial y circunvalación
Músculos del manguito rotadorSupraespinoso, infraespinoso, redondo menor, subescapular

Anatomía de la articulación glenohumeral

Superficies articuladas

La articulación del hombro está formada por la articulación de la cabeza del húmero con la cavidad glenoidea (o fosa) de la escápula. Esto da lugar al nombre alternativo de la articulación del hombro, la articulación glenohumeral.

Como la mayoría de las articulaciones sinoviales, las superficies articulatorias están cubiertas de cartílago hialino. La cabeza del húmero es mucho más grande que la fosa glenoidea, dando a la articulación una amplia gama de movimientos a costa de la inestabilidad inherente. Para reducir la desproporción en las superficies, la fosa glenoidea se profundiza por un borde de fibrocartílago, llamado labrum glenoideo.

Cápsula articular

La articulación del hombro está rodeada por una cápsula fibrosa suelta. Se extiende desde la escápula hasta el húmero, encerrando la articulación por todos lados. La superficie interna de la cápsula está revestida por una membrana sinovial.

En el húmero, la cápsula se une a su cuello anatómico. Se extiende sólo en su margen medial, donde las fibras sobresalen alrededor de 1 cm. En la escápula, la cápsula tiene dos líneas de unión. La primera es en sus lados anterior e inferior donde la cápsula se inserta en el cuello de la escápula, posterior al labrum glenoide.

La segunda está en sus aspectos superior y posterior, donde las fibras capsulares se mezclan directamente con el labrum glenoide. Aquí la cápsula se arquea sobre el tubérculo supraglenoideo y su larga cabeza de unión del músculo bíceps braquial, haciendo así estas estructuras intraarticulares.

La cápsula permanece laxa para permitir la movilidad del miembro superior. Se basa en los ligamentos y los tendones de los músculos para proporcionar un refuerzo.

La cápsula anterior está engrosada por los tres ligamentos glenohumerales mientras que los tendones de los músculos del manguito rotador se extienden sobre la cápsula mezclándose con su superficie externa.

Estos tendones forman una cubierta continua llamada cápsula rotatoria. Está compuesta por el supraespinoso superior, el infraespinoso y el redondo menor posterior, el subescapular anterior y la cabeza larga del tríceps braquial inferior.

En esta cápsula reforzada existen dos puntos débiles. El primero es el intervalo rotatorio, una zona de la cápsula no reforzada que existe entre los tendones del subescapular y del supraespinoso. El segundo es el aspecto capsular inferior, este es el punto donde la cápsula es más débil. La cápsula inferior suelta forma un pliegue cuando el brazo está en la posición anatómica. Se estira y se apoya menos cuando el brazo está abducido.

articulación glenohumeral
Las superficies articuladas de la articulación del hombro.

La cápsula cuenta con dos aberturas:

  • Entre los tubérculos mayores y menores del húmero, a través de los cuales pasa el tendón de la cabeza larga del bíceps braquial.
  • Entre los ligamentos glenohumerales superior y medio, a través de los cuales la bolsa subescapular se comunica con la cavidad de la articulación glenohumeral.

Las bolsas llenas de líquido sinovial ayudan a la movilidad de la articulación. La bolsa subdeltoidea-subacromial se encuentra entre la cápsula de la articulación y el músculo deltoides o acromion, respectivamente.

De manera similar, las bolsas subcoracoides se encuentran entre la cápsula y la apófisis coracoides de la escápula. La bolsa subescapular se encuentra entre la cápsula y el tendón subescapular, mientras que la bolsa coracobraquial se encuentra entre los músculos subescapular y coracobraquial. Estas bolsas permiten que las estructuras de la articulación del hombro se deslicen fácilmente una sobre otra.

Ligamentos

En la articulación glenohumeral, los ligamentos juegan un papel clave en la estabilización de las estructuras óseas.

  • Ligamentos glenohumerales (superior, medio e inferior): la cápsula articular está formada por este grupo de ligamentos que conectan el húmero con la fosa glenoidea. Son la principal fuente de estabilidad del hombro, manteniéndolo en su lugar e impidiendo que se disloque anteriormente. Actúan para estabilizar el aspecto anterior de la articulación.
  • Ligamento coracohumeral: une la base de la apófisis coracoide al tubérculo mayor del húmero. Soporta la parte superior de la cápsula articular.
  • Ligamento humeral transversal: abarca la distancia entre los dos tubérculos del húmero. Sostiene el tendón de la cabeza larga del bíceps en el surco intertubercular.
  • Ligamento coraco-clavicular: compuesto de los ligamentos trapezoides y conoides y va desde la clavícula hasta la apófisis coracoide de la escápula. Trabajan junto al ligamento acromioclavicular para mantener la alineación de la clavícula en relación con la escápula. Tienen una fuerza significativa, pero grandes fuerzas (por ejemplo, después de una caída de alta energía) pueden romper estos ligamentos como parte de una lesión de la articulación acromioclavicular. En una lesión grave de esa articulación, los ligamentos coraco-claviculares pueden requerir una reparación quirúrgica.

El otro ligamento principal es el ligamento coracoacromial. Corriendo entre el acromion y la apófisis coracoide de la escápula forma el arco coraco-acromial. Esta estructura cubre la articulación del hombro, evitando el desplazamiento superior de la cabeza humeral.

Inervación

La articulación glenohumeral está inervada por el nervio subescapular (C5-C6), una rama del cordón posterior del plexo braquial. La cápsula de la articulación se alimenta de varias fuentes;

  • El nervio supraescapular suministra los aspectos posterior y superior
  • Nervio axilar inerva la parte anteroinferior de la cápsula
  • El nervio pectoral lateral suministra la parte anterosuperior y la cápsula rotatoria.

Irrigación

El suministro de sangre a la articulación del hombro proviene de las arterias circunfleja humeral anterior y posterior, circunfleja escapular y suprascapular.

Movimientos de la articulación glenohumeral

Como articulación sinovial esférica, se permite una amplia gama de movimientos:

  • Extensión (miembro superior al revés en el plano sagital): posterior deltoide, músculo dorsal ancho y redondo mayor.
  • Flexión (miembro superior hacia adelante en el plano sagital): pectoral mayor, deltoides anterior y coracobraquial. El bíceps braquial ayuda débilmente a la flexión hacia adelante.
  • Abducción (miembro superior alejado de la línea media en el plano coronal):
    • Los primeros 0-15 grados de abducción son producidos por el supraespinoso.
    • Las fibras medias del deltoides son responsables de los siguientes 15-90 grados.
    • Pasados los 90 grados, la escápula necesita ser rotada para lograr la abducción, que es llevada a cabo por el trapecio y el serrato anterior.
  • Aducción (miembro superior hacia la línea media en el plano coronal): pectoral mayor, dorsal ancho y redondo mayor.
  • Rotación interna (rotación hacia la línea media, de modo que el pulgar apunta hacia el centro): subescapular, pectoral mayor, dorsal ancho, redondo mayor y deltoides anterior.
  • Rotación externa (rotación alejada de la línea media, de modo que el pulgar esté apuntando lateralmente): infraespinoso y redondo menor.

Movilidad y estabilidad

La articulación del hombro es una de las más móviles del cuerpo, a expensas de la estabilidad. Aquí, consideraremos los factores que permiten el movimiento, y los que contribuyen a la estructura de la articulación.

Factores que contribuyen a la movilidad:

  • El tipo de articulación: articulación de bola y encaje.
  • Superficies óseas: cavidad glenoidea poco profunda y cabeza humeral grande, hay una desproporción de 1:4 en las superficies.
  • Laxitud inherente de la cápsula articular.

Factores que contribuyen a la estabilidad:

  • Músculos del manguito rotatorio: rodean la articulación glenohumeral, uniéndose a las tuberosidades del húmero, mientras que también se fusionan con la cápsula de la articulación. El tono de reposo de estos músculos actúa para comprimir la cabeza del húmero en la cavidad glenoidea.
  • El labrum glenoideo: una cresta fibrocartilaginosa que rodea la cavidad glenoidea. Profundiza la cavidad y crea un sello con la cabeza del húmero, reduciendo el riesgo de dislocación.
  • Ligamentos: actúan para reforzar la cápsula articular, y forman el arco coraco-acromial.
  • Tendón del bíceps: actúa como un depresor menor de la cabeza del húmero, contribuyendo así a la estabilidad.
articulación glenohumeral
Los músculos del manguito rotatorio, que actúan para estabilizar la articulación del hombro.

Relevancia clínica

Lesiones comunes de la articulación glenohumeral

Luxación de la articulación del hombro

Clínicamente, las luxaciones en el hombro se describen por el lugar donde se encuentra la cabeza humeral en relación con la fosa glenoidea. Las luxaciones anteriores son las más frecuentes (95%), aunque a veces pueden producirse luxaciones posteriores (4%) e inferiores (1%). El desplazamiento superior de la cabeza humeral se previene con el arco coraco-acromial.

Una luxación anterior suele ser causada por la extensión excesiva y la rotación lateral del húmero. La cabeza humeral es forzada anterior e inferiormente, en la parte más débil de la cápsula articular. El desgarro de la cápsula articular se asocia con un mayor riesgo de futuras dislocaciones.

Las lesiones de Hill-Sachs (fractura por impactación de la cabeza humeral posterolateral contra la glenoide anteroinferior) y las lesiones de Bankart (desprendimiento del labrum antero-inferior con o sin una fractura por avulsión) también pueden producirse después de una dislocación anterior.

De hecho, en las dislocaciones posteriores se pueden observar las llamadas “lesiones Hill-Sachs inversas” (fractura por impactación de la cabeza humeral anteromedial) y “lesiones Bankart inversas” (desprendimiento del labrum posteroinferior).

El nervio axilar corre muy cerca de la articulación glenohumeral y alrededor del cuello quirúrgico del húmero, por lo que puede resultar dañado en la dislocación o con el intento de reducción. La lesión del nervio axilar causa la parálisis del deltoides y la pérdida de sensibilidad en la zona de la placa del regimiento.

Tendinitis del manguito de los rotadores

Los músculos del manguito rotatorio tienen un papel muy importante en la estabilización de la articulación glenohumeral. A menudo están sometidos a una gran tensión, y por lo tanto las lesiones de estos músculos son relativamente comunes.

El espectro de la patología del manguito de los rotadores comprende tendinitis, pinzamiento de hombro y bursitis subacromial. La tendinitis se refiere a la inflamación de los tendones musculares, generalmente debido a un uso excesivo.

Con el tiempo, esto provoca cambios degenerativos en la bolsa subacromial y en el tendón supraespinoso, lo que puede causar bursitis y pinzamiento.

El signo característico de la tendinitis del supraespinoso es el “arco doloroso”, dolor en el medio de la abducción entre 60-120 grados, donde el área afectada entra en contacto con el acromion. Este signo también puede sugerir un desgarro parcial del músculo supraespinoso.


Referencias
1: Cael, C. (2010). Anatomía funcional: anatomía musculoesquelética, kinesiología y palpación para terapeutas manuales. Filadelfia, Pensilvania: Wolters Kluwer Health / Lippincott, Williams & Wilkins.
2: Magee, D. J. (2014). Evaluación física ortopédica (6ª ed.). San Luis: Elsevier Saunders.
3: Moore, K. L., Dalley, A. F. y Agur, A. M. R. (2014). Anatomía orientada clínicamente (7ª ed.). Filadelfia, PA: Lippincott Williams & Wilkins.
4: Netter, F. (2019). Atlas de anatomía humana (7ª ed.). Filadelfia, PA: Saunders.
5: Standring, S. (2016). Gray’s Anatomy (41ª edición). Edimburgo: Elsevier Churchill Livingstone.

Este contenido te puede interesar: Anatomía humana, Modelos anatómicos.